Manual de cómo limpiar tu casa sin cargarte el planeta (1)

      ¿Limpiamos o contaminamos?

             ¿Huele a limpio en casa o a producto químico?

 Casi todos los productos que se usan para la limpieza domestica son tóxicos y muy contaminantes: lejía, amoniaco, sulfumán, disolventes, ambientadores, desatascadores, abrillantadores de metales, insecticidas, etc.

Conviene que tomemos conciencia del peligro que entrañan estas sustancias no sólo en nuestra salud sino en la del planeta. No podremos evitar el tener y usar algunos de estos productos, pero si podemos reemplazar muchos de ellos por preparados ecológicos, seguros y eficaces. De este modo contribuiremos a contaminar cada vez menos y a recuperar el cada vez más degradado y castigado planeta. Comprobarás que la mayoría de los ingredientes ya los tienes en tu casa o son muy fáciles de conseguir en la droguería o en la farmacia.

 

 

 

LO QUE NECESITAS:

Vinagre de vino blanco (elimina el moho, las bacterias y los gérmenes);

Bicarbonato sódico (desodoriza, pule superficies y es un agente limpiador natural);

Zumo de limón (tiene cualidades antibacterianas y antisépticas, es un blanqueador natural y controla los olores);

Aceite de oliva (pulimenta y nutre la madera);

Sal (abrasivo para fregar y desodoriza);

Agua oxigenada (elimina las bacterias y el moho);

Jabón de castilla (jabón natural, hecho con aceite de oliva y sosa cáustica);

Botellas vacías con vaporizador y trapos reusables;

Aceite esenciales con tus fragancias favoritas.

 

FÓRMULAS PARA PRODUCTOS DE LIMPIEZA ECOLÓGICA:

Limpiador universal multiuso

Llena un recipiente a partes iguales de vinagre y agua. El olor a vinagre desaparece tan pronto se seca, pero si te desagrada siempre puedes añadir al producto unas gotas de zumo de limón. Guárdalo en una botella con spray y úsalo para casi todo.

 

Limpiador de ventanas y cristales:

Mezcla en una taza 1/4 de vinagre y el resto agua templada. Mételo en una botella con spray y agítalo. Si frotas los espejos con un poco de aceite de eucalipto evitarás que se empañen con el vaho.

 

Detergente para el suelo:

Llena un cubo con agua caliente, 1/4 de taza de vinagre y un chorrito de jabón de castilla. Utiliza el mocho.

 

Limpiador de alfombras:

Espolvorea la alfombra con bicarbonato sódico, frota con un cepillo y pasa el aspirador. Para las manchas, mezcla a partes iguales bórax (sal de boro) o bicarbonato sódico, sal y vinagre. Aplica la pasta sobre la mancha y deja secar, pasa después el aspirador.

 

Pilas, lavabos y fregaderos:

Mezcla bicarbonato sódico con un poco de jabón de castilla. Puedes añadir esencias o fragancias a tu gusto. Fregar y enjuagar.

 

Limpieza del Horno:

Mezcla tres partes de bicarbonato, una de sal y otra de agua. Esparce la mezcla por la superficie del horno y déjala ocho horas. Raspa con una espátula y limpia con un trapo.

 

Desagües:

Llena media taza con bicarbonato y échalo por el desagüe, seguido de media taza de vinagre. Déjalo actuar unos minutos y haz correr el agua caliente.

 

Limpiador para la madera:

Mezcla dos partes de aceite de oliva con una de zumo de limón. Frota la superficie del mueble con un trapo suave.

 

Superficies mohosas:

Mezcla media taza de agua oxigenada con una de agua. Pulveriza las áreas con moho. Déjala actuar durante una hora y luego enjuaga.

 

Limpieza del Váter:

Mezcla 1/4 de taza de bicarbonato con una taza de vinagre. Tíralo por el váter y deja actuar la mezcla unos minutos. Tira de la cisterna.

 

Acero inoxidable:

Frota las superficies con un poco de aceite de oliva.

 

Mármol, granito o silestones:

Estos materiales pueden resultar afectados por la acidez del vinagre, así que podemos reemplazarlo por alcohol o vodka para usarlo como limpiador universal.

 

Ambientador natural:
Pon cerca de una fuente de calor un recipiente con agua, unas ramas de canela y unas gotas de aceite aromático. Otra opción es mezlar en un cuenco bicarbonato con unas gotas con el aceite esencial de la fragancia que más te guste.

 

 

Fuente: www.concienciaeco.com, www.ison21.es

Deja un comentario